El lenguaje corporal en una entrevista de trabajo es indispensable, ya que se puede obtener información de gran utilidad sobre los aspirantes al cargo, a través de la evaluación de su lenguaje verbal y corporal.

De esta forma, se considera muy importante tanto lo que el solicitante habla de sí mismo como la manera en que lo expresa a través del lenguaje no verbal o corporal, ya que nos comunicamos no solamente por medio de lo que decimos, sino también con nuestros gestos, forma de hablar y de vestir.

Se puede contar con un currículum exitoso pero el lenguaje  corporal y verbal que expresas serán la primera impresión que marcará la entrevista.

Con el lenguaje corporal es difícil  mentir, ya que con los gestos y expresiones reflejamos lo que pensamos. Inconscientemente, aún sin estar hablando, podemos seguir comunicando con el lenguaje corporal, con nuestros movimientos y actitud podemos exteriorizar lo que sentimos o pensamos internamente.

Es por ello, que resulta de gran utilidad saber cómo debe ser nuestro lenguaje corporal a la hora de una entrevista de trabajo; es decir, como deben ser nuestras posturas, expresiones de la cara, movimientos de las manos, para reflejar una imagen positiva de nosotros mismos ante el entrevistador.

No existe una receta mágica para conseguir un puesto de trabajo, pero aún así, si cuidamos el lenguaje corporal las probabilidades de éxito serán mayores.

En realidad, la apariencia cuenta mucho durante las entrevistas laborales, no sólo importa cómo nos vestimos, sino cómo nos desenvolvemos. Podemos responder correctamente todas las preguntas pero un mal lenguaje corporal puede empobrecer la percepción sobre nosotros.

Recomendaciones de un adecuado lenguaje corporal en una entrevista de trabajo:

  • Reforzar la primera impresión con un lenguaje corporal apropiado según el momento, comenzando con el vestido, el cual debe ser apropiado para el estilo de la empresa,   dar la mano con  firmeza y por poco tiempo, saludando amablemente y mirando al entrevistador a los ojos de manera entusiasta y con interés, con una sonrisa simpática y cordial pero sin excesos, bien peinado y procurando que el pelo no sea motivo de distracción durante la entrevista.
  • Si tenemos que esperar, al sentarnos debemos colocar nuestras pertenencias, como lo son el bolso o el maletín, en el lado izquierdo de la silla para evitar incomodidad al momento de dar la mano.
  • La adecuada postura corporal proyecta confianza y seguridad. Por esto mismo, debemos sentarnos derecho, con la espalda recta, la cabeza erguida, relajado y sin apoyarnos sobre la mesa ni recostarnos hacia atrás en la silla, evitar cruzar brazos y piernas.

Lo que debemos transmitir

  • Es importante ser positivo con las expresiones faciales y controlar los movimientos manuales nerviosos que puedan aparecer para mostrar una imagen relajada y con interés. La naturalidad es la clave, por lo que no podemos vernos incómodos ni en una postura forzada.
  • Debemos transmitir dinamismo y mostrar capacidad de trabajo en equipo.
  • Dejemos que nuestras manos hablen por nosotros, dejándolas moverse durante la entrevista en forma natural según la conversación.
  • Al culminar la entrevista debemos darle la mano al entrevistador con una sonrisa y demostrar comodidad, confianza y seguridad, creando así una imagen positiva.
Bolsa de Trabajo Parguay

Iniciar Sesión

Regístrate

Contraseña olvidada

Compartir